Navegación

McCain vs Obama

La campaña electoral ha llevado a Barack Obama a Iraq y Afganistán. Y hay que subrayar esto porque hasta ahora el candidato Demócrata había brillado por su ausencia en estas latitudes. Lo que ya explica por sí mismo las intenciones del Senador por Illinois. Electoralismo puro y duro, sí. Pero también un intento serio por reorientar sus tesis políticas y adaptarlas a la realidad sobre el terreno.

La reciente gira de Obama ha puesto de relieve todas sus contradicciones en el tema de la guerra en Iraq, pero también su esfuerzo por adoptar un papel verdaderamente presidencial en este tema. Una tarea en la que McCain le lleva bastante ventaja por la sencilla razón de que ha defendido desde el principio los argumentos de la victoria militar y la estrategia victoriosa en curso, la denominada Surge.

Obama, en su nuevo papel de paladín de la seguridad nacional, trata de desplazar la atención sobre Afganistán, en donde ciertamente merece redoblar los esfuerzos para garantizar su estabilidad, pero vuelve a equivocarse al no considerar Iraq como un importante frente de la Guerra contra el Terrorismo. Que hoy Iraq es más seguro y Al Qaeda está en retirada y derrotada, es cierto, pero no por las tesis que ha defendido Obama, sino por las que ha defendido valientemente McCain, jugándose la nominación y la presidencia en un acto de coherencia que ya nos gustaría ver en Obama. El candidato Demócrata todavía tiene tiempo para seguir rectificando sus posturas, a veces ingenuas, a veces procedentes del ala izquierdista del Partido, o de ese cúmulo de “expertos” que se ha congregado a su alrededor, y que cuenta con el apoyo mediático más extraordinario que ha tenido un candidato en las últimas décadas.

Aún así, con todo su carisma y apoyos, Obama no es capaz de despegar en las encuestas. Un veterano correoso como McCain le aguanta el tipo y algo más. Mientras Obama se iba de gira mediática por Oriente Medio y Europa, en su afán de ampliar bagaje y experiencia, McCain se centraba en EE.UU en los problemas económicos, demostrando que hay que saber estar en el momento y lugar que corresponde.

Asimismo, su campaña ha lanzado otro spot sobre política energética y en apoyo de las perforaciones petrolíferas costeras, en línea con el 57% de americanos, que se muestran a favor de las mismas, según una encuesta de Gallup. Tampoco quiere perder de vista los ataques por la postura derrotista de Obama. McCain lo acusó durante un town hall meeting en Rochester, New Hampshire de esta forma: “Él preferiría perderla guerra para así poder ganar las elecciones”, lo que resume bastante acertadamente la política de Obama en la cuestión de Iraq.

Los rumores acerca de los candidatos a Vicepresidente entran en una fase crucial. Mitt Romney está entre los súper favoritos, junto a Sarah Palin, John Thume, Rob Portman y Tim Pawlenty, para McCain, que podría estar sondeando al Gobernador por Lousiana, Bobby Jindal, y algún otro tapado no develado hasta ahora.
Obama tiene a Evan Bayh, el Senador por Indiana, a uno de los mejores candidatos que podría elegir. Y muy probablemente así sea. Pero también cuentan con enormes posibilidades el Gobernador de Virginia, Tim Kaine, el Senador por Delaware, Joe Biden, y la Gobernadora de Kansas, Kathleen Sebelius.

Entretanto, el trato de favor que le conceden a Barack Obama los medios de comunicación, resulta vergonzante y descarado. Con todo y eso el candidato Demócrata no termina de despegar en la intención de votos. Le queda mucho para convencer a los norteamericanos de que está capacitado para hacerse cargo de la Casa Blanca. Puede seguir haciendo campaña en Alemania, Inglaterra o Francia, buscando esa experiencia internacional que no tiene, pero los votos que deberán elegirlo o no, están en Missouri, Ohio, Colorado, Pennsylvania o Florida, no en Europa.
Por esta razón, John McCain se encontraba en Ohio mientras Obama viajaba entre Alemania y Francia, participando en un town hall meeting, acompañado por el campeón de ciclismo Lance Armstrong, con quien pudo hablar sobre la prevención y lucha contra el cáncer, una enfermedad que ambos han vencido, y recaudando fondos para la campaña.

El candidato Republicano, consciente del alcance de la televisión y los mass media, que apoyan masiva y descaradamente a Obama, ha dado una entrevista a la CBS, a cargo de George Stephanopoulos, en la que volvió a acusar a Obama de no ser consciente de lo que está en juego en Iraq, y realizó un repaso a temas de actualidad, como la economía, la elección de su running-mate o la adopción por parte de las parejas homosexuales.

John McCain tampoco pierde ocasión de hablar de no subir impuestos, de sus posiciones para nombrar jueces Constitucionalistas estrictos para el Tribunal Supremo, y de los gastos públicos de Obama encaminados a favorecer a los contribuyentes de su campaña, como hizo en Sparks, Nevada, durante un town hall meeting y en la ciudad de Aurora, Colorado. Sus palabras allí fueron muy claras:
“Él ha propuesto un incremento de los impuestos sobre la renta, ganancias de capital, impuestos sobre beneficios. Más o menos todo lo que se puede gravar, lo quiere gravar más….Lo que hace y lo que dice son a menudo dos cosas muy diferentes. No necesitamos otro político en Washington que ponga su interés particular y la conveniencia política por delante de la solución de problemas.”
Asimismo, ha puesto en marcha McCain Nation, cuyo propósito es movilizar a los seguidores del Senador por Arizona a través de todo el país, informando de dónde y cuándo hay eventos electorales de apoyo al candidato Republicano. La máquina de hacer votos del Partido Republicano está en marcha.

A su regreso de la gira internacional, Obama parece haber comprendido que las elecciones se ganan en casa porque ya se ha dejado caer por lugares como el suroeste de Missouri, de tendencia claramente Republicana y que votó por Bush hace cuatro años, tratando de convencer a los votantes de que su contrincante “sólo ofrece respuestas viejas y agotadas”, o en una gira por Florida, donde ha empezado a matizar su postura sobre la explotación petrolífera costera en EE.UU. Obama vuelve a rectificar y esto ya no es ninguna novedad, pero es positivo que su discurso sea más realista.

Como respuesta a las últimas iniciativas Demócratas, la campaña de John McCain ha endurecido sus ataques, centrando la atención en economía, educación, o el abuso del factor racial por parte de Obama. El Candidato Republicano no ha dejado pasar la ocasión de reprochar a Obama que lleve a sus hijas a colegios privados mientras se posiciona en contra de los bonos escolares que él defiende, y que permiten a los padres llevar a sus hijos a colegios privados con la ayuda de bonos económicos.

Como colofón a estas semanas de intensa campaña electoral, Barack Obama ha anunciado que sólo se enfrentará a John McCain en tres debates televisados, al no aceptar la propuesta de su rival republicano para participar juntos en town hall meetings y debatir en un marco más abierto. El temor de Obama a enfrentarse a un McCain que le supera en debate abierto, sin telepromter, queda así en evidencia, y le regala a éste un arma arrojadiza que dará mucho juego en lo que resta de campaña, que es mucho y lo mejor.

Los debates quedan así:

Primer debate presidencial:
Viernes, 26 de septiembre, Universidad de Mississipi, Oxford, MS.

Debate vicepresidencial:
Jueves, 2 de octubre, Washinton University, St. Louis, MO.

Segundo debate presidencial:
Martes, 7 de octubre, Belmont University, Nashville, TN.

Tercer debate presidencial:
Miércoles, 15 de octubre, Hofstra University, Hempstead, NY


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Translate »