Browse By

Fuerzas Especiales de Estados Unidos en Somalia

Las operaciones especiales son el signo de estos tiempos. Lejos de los focos de los medios de comunicación, que con tanto afán se dedican al sensacionalismo y los temas triviales que una mayoría de público consume, se producen las noticias que verdaderamente importan y están marcando nuestro presente y futuro.
El mismo día que el presidente Obama pronunciaba su discurso del Estado de la Unión ante el Congreso y millones de estadounidenses, una unidad de los Seal Team Six, de la Marina, llevó a cabo una operación de comando en el campamento de un grupo de secuestradores en Somalia, que mantenía en su poder desde octubre de 2011 al danés Poul Thisted y la estadounidense Jessica Buchanan, quienes fueron liberados durante la misma. Se trata de la misma unidad que realizó el ataque que eliminó a Osama Bin Laden el año pasado.

Los Seals llegaron en helicóptero por la noche a la región de Hobyo, en el centro de Somalia, para realizar la operación de ataque, que se convirtió en una prioridad para salvar a Jessica Buchanan, que llevaba tres meses secuestrada en Somalia y podía sufrir una insuficiencia renal.
El ataque de los Seals causó un fuerte tiroteo, ya que los secuestradores disponían de armamento y explosivos, y causó la baja de nueve de éstos. El resultado fue la liberación de los secuestrados sin ningún daño, y ninguna baja o comandos norteamericanos heridos, con lo que el cuerpo de la Marina se apunta otro éxito en su historial de operaciones especiales.
Más allá de este hecho puntual, lo que pone de manifiesto esta incursión militar es que Estados Unidos no va a tolerar el secuestro de estadounidenses, que llevará a los responsables ante la justicia o hará justicia inmediata y rápida a través de sus fuerzas especiales. Esto incluye cualquier esfuerzo y medida que sea necesaria, como una respuesta armada, para proporcionar seguridad a nuestros ciudadanos allí donde estén. El mensaje que ha lanzado el presidente y los equipos de fuerzas especiales es el más claro que se pueda expresar. Estados Unidos permanece firme y no tolerará ninguna amenaza hacia nuestra gente. La operación en Somalia lo deja meridianamente claro y debe servir de aviso a navegantes.

Los rehenes liberados fueron localizados cerca de la aldea de Hiimo Gaabo, 60 kilómetros al sur de Galkayo, después de negociaciones de liberación previas que no dieron resultado. La operación militar sí lo dio. Los Seals llegaron el 23 de enero al lugar del asalto, pero la operación no terminó hasta horas después, cuando los rehenes fueron puestos bajo protección y estuvieron a salvo.
Los secuestradores estaban asociados con piratas somalíes y tenían secuestrados a los dos trabajadores humanitarios sólo para exigir una recompensa por su rescate. No se descarta que estuvieran vinculados con al-Shabab, Al Qaeda o algún otro grupo terrorista, pero en esta ocasión no parece probable, y la relación sería muy indirecta, por lo que se trató de un secuestro por dinero.

Respecto a los liberados, Jessica Buchanan, de 32 años, llegó a África como profesora de la academia de Rosslyn en Nayrobi, Kamya, y se encontraba trabajando en un programa de educación en Somalia en las zonas minadas cuando fue secuestrada. Y Poul Thisted, de 60 años, es un antropólogo que trabajaba hacía más de una década en África en programas de seguridad de explosivos, en concreto en un programa sin fines de lucro. Ambos trabajaban para la organización humanitaria Danish Refugee Council Demining Group cuando fueron secuestrados el 25 de octubre pasado en Galkayo, en la región autoproclamada semiautónoma de Galmudug  (centro de Somalia).
La pesadilla terminó para ellos cuando los Seals los rescataron y enviaron un mensaje a este tipo de secuestradores. Os tenemos en el punto de mira y no vamos a dudar en apretar el gatillo.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Translate »